En Sierras Chicas, no sólo hay que remarla con el lote

No basta con pelearla para conseguir un lote o construir una casa. Ubicar a los chicos en una escuela privada también puede ser una odisea para quienes viven hoy en las ciudades de las Sierras Chicas. Un relevamiento realizado por el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) determinó que uno de cada dos aspirantes a ingresar a una sala de 4, en un jardín privado, se queda en lista de espera.

A falta de datos oficiales, las listas de espera en las escuelas son un buen termómetro para medir la demanda de los padres hacia esa institución. Cabe aclarar que sólo “pintan” el panorama ya que los padres suelen anotar a sus hijos en varias listas. Con lo cual la cifra puede que sea menor.
El relevamiento de Sadop fue realizado –a pedido de Día a Día– el mes pasado y tuvo en cuenta las declaraciones de los directivos y docentes de 14 escuelas de Villa Allende, Salsipuedes, Unquillo, Río Ceballos, La Calera y Argüello.
Según datos del sindicato, conseguir un banco en una sala de 4 en un colegio privado suele ser el paso más difícil de dar. Ese nivel se convirtió en obligatorio con la nueva Ley Provincial de Educación y en muchas zonas de Córdoba, la oferta no acompañó la demanda.
La mitad de los aspirantes a ingresar a una sala de 4 queda en lista de espera. Por citar un ejemplo, de 100 alumnos que ingresan, 50 se quedan esperando. Para sala de 5, el panorama mejora un poco: el 30 por ciento de los chicos queda con la llamada “matrícula en espera”. Y en el primer grado de primaria, “sobra” el 35 por ciento de los chicos que se anotan.
“Hay un crecimiento en la matrícula de las escuelas privadas de la zona. En su mayoría, los colegios sólo toman alumnos con cupos limitados. Los seleccionan y no hacen listas de espera. Y en primer grado no abren las inscripciones ya que completan el cupo con los alumnos del jardín”, según detalla el informe de Sadop.
Entre las 14 escuelas relevadas, el único colegio con lista de espera real es el San José de Villa Allende. La institución abrió este año dos divisiones más en jardín. Entraron 200 alumnos en sala de 4 y de 5 y otros 200 niños quedaron en suspenso.
En una buena parte de las escuelas relevadas, los cupos se completan con los hermanos de los alumnos en curso.
No acompañan. La falta de bancos en escuelas privadas es una constante en diversas zonas de la provincia, especialmente en los departamentos Colón, Punilla, Río Cuarto y Capital. Desde 2001 al 2010, la matrícula en nivel primario en los colegios privados creció un 12 por ciento. Por el contrario, en esa década la matrícula primaria en escuelas estatales cayó un 4,3 por ciento, según La Voz del Interior, con datos del Ministerio de Educación provincial.
En ese mismo período, la oferta no acompañó el crecimiento. En los últimos 10 años se crearon 16 servicios de nivel inicial, nueve en primario y 12 en el secundario, según la Junta de Educación Católica de Córdoba. Sadop sostiene que harían falta 20 escuelas más.
“La Iglesia por sí misma no crea una escuela nueva, a no ser que haya una fuerte demanda de la comunidad. Fue lo que sucedió en Salsipuedes con el surgimiento de la escuela Santa Clara”, explicóGuillermo Buitrago, titular de la Junta.
Sobre la realidad de Sierras Chicas, Buitrago apuntó: “La oferta no es suficiente para cubrir la demanda de cada vez más parejas jóvenes que se trasladan a la zona. Hay padres que buscan opciones en escuelas católicas, por los valores y las creencias, y no encuentran. Hay largas listas de espera y el esfuerzo que hacemos no alcanza”.
Qué hacen. Para la secretaria de Educación de Córdoba, Delia Provinciali, existe una demanda mayor de bancos en el Gran Córdoba producto del crecimiento poblacional. Pero aseguró que todos los estudiantes están contemplados en el sistema. Y que en marzo, cuando se terminan de armar los cursos, todos encuentran lugar. Si no es en una escuela privada, lo hallan en una pública.
“Sadop mira el sistema desde la educación privada. Nosotros desde una manera más integral. Nunca hemos llegado a marzo con chicos que no tengan lugar dentro del sistema”, apuntó la funcionaria.
Para el secretario general adjunto de Sadop, Claudio Gelati, la búsqueda de los padres no se termina en primer grado. “Si no encuentran un banco en la escuela que deseaban, esperan a que sus hijos pasen los grados más demandados. Y quizás en segundo o cuarto los cambian de colegio”.
Gelati destacó que es derecho constitucional de los padres a escoger el tipo de educación que desean para sus hijos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SADOP OSDOP: Cartilla de Prestadores 2021

VACUNACIÓN para TODOS LOS DOCENTES PRIVADOS